La utilización de vehículos aéreos no tripulados (UAV) requiere  de una operativa del servicio que vendrá determinada SIEMPRE por las características de la zona o zonas que se deban sobrevolar  y  la meteorología reinante en la misma, como factores más importantes a tener en cuenta.

La polivalencia del UAV permite al cliente adquirir imágenes en periodos cortos de tiempo y de amplias extensiones de aquellas zonas que previamente han sido estudiadas por los operarios, e introducidas en el plan de vuelo previo a cualquier operación.

Rapidez en el control y supervisión de grandes extensiones que de forma convencional requerirían de mucho tiempo, de difícil acceso, lugares distanciados  entre si,  todo ello, aportando una solución ágil, innovadora, precisa, sostenible y ofreciendo alternativas de carácter técnico que facilitan la optimización de los recursos propios del cliente, todo ello, con unos costes reducidos respecto a las soluciones convencionales.

Toda la información monitorizada será editada mediante diferentes softwares técnicos desarrollados para medirla, analizarla y entregarla al cliente “en bruto”, o bien podrá ser además estudiada y contextualizada en forma de estudio pertinente a petición del cliente.